En un año muy difícil para el comercio mundial, donde USA parece proteccionista y China liberal, el mercado del arte no se detiene y sigue creciendo. La más cara vendida fue un desnudo de Modigliani ofrecido por Sotheby’s en 157 millones. Una de las pocas obras que aparecen del ruso Kazimir Malévich alcanzó los 86 millones de dólares. Por la maravillosa obra de Artemisia Gentileschi la National Gallery de Londres pagó 4,5 millones. Un bronce pulido de Constantin Brâncuși recaudó 71 millones.

La nota completa escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar pueden leerla en El Cronista.

Fotos:

Artemisia Gentileschi comprado por la National Gallery de Londres.

La obra de Brâncuși recaudó 71 millones.

El Kazimir Malévich alcanzó los 86 millones de dólares.