Es una de las primeras obras que realiza en su taller del N° 12 de la rue St. Gilles (cerca de Place de Vosges, en el barrio más antiguo de París), que alquila desde 1921. Curatella había llegado a Europa en 1920, en su tercer viaje, y permaneció esta vez por treinta años ininterrumpidos. Se radica en París, y reinicia sus estudios con Bourdelle quien le hace comprender al alumno la construcción arquitectónica. Al poco tiempo conoce al pintor y teórico André Lhote con quien reúne los aspectos de alumno y finalmente gran amigo. Pero luego de un mes decide trabajar solo y de esa época son las obras “Pensativa”, “Mujer del Tapado Grueso” y los relieves “Las Tres Bañistas” y “Motivo Criollo”. “Las Tres Bañistas” fue expuesta por primera vez en Buenos Aires en octubre de 1924 en Galería Witcomb, en su versión de terracota, que se encuentra actualmente en el Museo de Bellas Artes de La Plata. En septiembre de 1946, fue expuesta en el Salón Nacional de Artes Plásticas, en su versión de yeso, que obtuvo el Segundo Premio de la Comisión Nacional de Cultura. En noviembre de 1964 fue expuesta en el Museo Nacional de Bellas