Resultado del sueño de un puñado de artistas y cientos de apasionados y generosos coleccionistas que día a día, a lo largo de décadas pusieron su granito de arena, su compromiso y esfuerzo, nuestro Museo Nacional de Bellas Artes es considerado hoy uno de los mejores de la región. Su primer director fue el pintor y escritor Eduardo Schiaffino. Eran sus objetivos principales otorgar un carácter pedagógico a los ciudadanos y un digno lugar al incipiente arte nacional. Pronto logró contar con 163 obras de variados orígenes, mayoritariamente de las escuelas española, francesa e italiana. Entre ellas, pinturas de Goya, Sorolla, Degas, Renoir, Manet y Monet y esculturas de Auguste Rodin.

La nota completa escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar pueden leerla en El Cronista.

Fotos:

Bailarinas de Edgar Degas, mi obra favorita.

El improvisador de Emilio Pettoruti, su obra cumbre.

La Vuelta del Malón de Ángen Della Valle, ícono de nuestro arte.