Aunque no publica sus resultados por ser una empresa privada, es sin duda la mayor vendedora del mercado con cerca de 6000 millones de dólares en ventas y un ingreso bruto cercano a los 1200 millones de dólares. La pintura impresionista más linda del año era un Paul Signac realizado en Saint-Tropez en 1892, vendido en febrero en 26 millones de dólares. En mayo, también en Londres, vendieron un alfombra Savadif en 5 millones de dólares. Varias pinturas de la colección de S. I. Newhouse, se vendieron en grandes precios y la más valiosa fue la naturaleza muerta pintada en Aix en Provence por el genial Paul Cézanne cuando contaba 50 años, se pagaron por ella 59 millones de dólares, su base era la mitad.

La nota completa escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar pueden leerla en El Cronista.

Fotos:

Paul Signac, su obra récord.

 

Alfombra «Polonaise» con hilos de oro y plata.

Paul Cézanne, venta de 60 millones.