Para muchos Edward Hopper es considerado el más grande pintor norteamericano. Ingresó a estudiar arte a los 18 años en la New York School of Art y tuvo la suerte de tener de maestros a dos genios como han sido William Merritt Chase y Robert Henri, quienes lo mandaban a los museos a copiar las grandes obras. Es el gran pintor urbano y un hombre de una visión multifacética de la realidad. Su obra es de gran influencia en el Cine.

La nota completa escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar pueden leerla en El Cronista.

Fotos:

Autorretrato.

La Soledad de Nueva York.

Mi obra favorita, Colección Thyssen, Madrid.