En el siglo XXI los precios de las esculturas de arte moderno se han valorizado un 1500%, es decir que han multiplicado su valor 15 veces.

Los autores más cotizados son Alberto Giacometti, con sus lánguidas figuras que han alcanzado los 140 millones de dólares y hace unas semanas 90 millones. Amedeo Modigliani, con sus rostros típicos realizados en piedra que han superado los 50 millones. Edgar Degas, con su famosa bailarina de 14 años con tutú de tela incluido que ha rozado los 20 millones. Las fabulosas y delicadas obras del rumano Constantin Brâncuși. Los inigualables móviles de Alexander Calder, uno de ellos recientemente trepó a 18 millones y generalmente son comprados por asiáticos.

La nota completa escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar pueden leerla en El Cronista.

Fotos:

Koons con su conejo de 91 millones.

Cattelan y su Hitler arrodillado.

Curatella Manes y su guitarrero.