Phillips pone a la venta 50 obras con grandes bases como un Hockney en 12 millones de dólares. Pero lo más interesante de la venta es un paisaje del inmortal Winston Churchill que pertenecía a Aristóteles Onassis y estaba colgado en su barco “Cristina”, el mismo media más de cien metros de largo y era el barco más grande que había en el puerto de Mónaco durante años.

La nota completa escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar pueden leerla en El Cronista.

Fotos:

“Cristina”, el yate de Aristóteles Onassis.

Onassis en el bar de su yate.

Obra de Churchill que había quedado colgada en el yate.