Gran demanda hay para los artistas que han trabajado en Francia. Sin duda es el país que mejor ha desarrollado el turismo cultural y siempre hay nuevos museos e infinidad de exposiciones para disfrutar. París es algo fuera de serie, con el inabarcable Museo del Louvre, la maravilla impresionante del Museo de Orsay, entre muchos otros. Buenos artistas chinos emigraron a Francia y ahí realizaron sus mayores obras. Chu Teh-Chun es muy apreciado y sus compradores son asiáticos. Es un milagro el francés Pierre Soulages que sigue activo y el año pasado se duplicó el mayor precio de su obra al venderse una pintura en 20 millones de dólares, el 60% de sus obras se venden en Francia.

La nota completa escrita por Ignacio Gutiérrez Zaldívar pueden leerla en El Cronista.

Fotos:

Museo del Louvre, París.

Una de las obras del muy apreciado Chu Teh-Chun.

Obra del año 1957 de Pierre Soulages.